Skip to content

Mireille Delmas-Marty (1941-2022)

Por Luis Arroyo Zapatero

Fotografía del encabezamiento cortesía de Simone Pierini, captada a finales de noviembre de 2021.

El sábado se apagó la luz de la más brillante jurista francesa de todos los tiempos. Pletórica de fuerza intelectual, creatividad y atracción reposaba para recuperarse de un incidente de salud de los tradicionales junto al castillo de Gôutelas, en Fôrez. Allí había depositado su espadín de académica, una preciosa joya incrustada de metáforas, su biblioteca del humanismo jurídico y, en el pasado septiembre, la instalación de la “brújula de los posibles”, para orientarnos en estos tiempos tan tempestuosos en los que además de brújula se requiere una rosa de los vientos.

Fue catedrática desde principios de los 70 sucesivamente en Lille, Paris XI y Paris I, Sorbona, donde creó la Unidad de master y doctorado común a las Universidades parisinas. En 2002 fue elegida titular de la Cátedra de Estudios jurídicos comparativos e internacionalización del Derecho para del College de France, donde se jubiló en 2011. En todo ese tiempo ha sembrado su pasión por el Derecho y la innovación teórica y metodológica entre una verdadera familia académica distribuida en los cinco continentes. En 2007 fue nombrada Académica de la Ciencias Morales y Políticas de Francia.

Doctora Honoris Causa por mas de ocho universidades, era integrante de la Academia Mexicana de Ciencias penales, del American Law Institut, de la dirección de la Asociación Internacional de Derecho penal y de la Société Internationale de Defense Sociale. Dirigía la más importante revista de las ciencias penales de Francia y en plena pandemia fundó una nueva e innovadora Revue Européene du Droit.

Como penalista ha dejado huella significativa en el Código penal francés de Mitterand y Badinter, en la regulación del nuevo proceso penal y en la construcción de Europa mediante el Derecho, especialmente como una de los cuatro ponentes del Corpus Iuris. Fue también notable su impulso a la Oficina europea de la lucha contra el fraude (OLAF) y al diseño y creación de la Fiscalía Europea.

En los ochenta elaboró un completo tratado de Derecho penal económico y los principios de un moderno sistema procesal penal. Pero quizá su contribución mas relevante haya sido su teoría general del Derecho comparado orientada a la armonización jurídica internacional, que es la contribución más notable para una globalización regida por los derechos humanos, cuestión que ha sido su más intensa pasión. Por último, merece destacarse su contribución a la incriminación internacional del ecocidio. En 2007 recibió en Estambul el primer premio H.H. Jescheck de la Association Intenationale de Droit Pénal.

La primera de sus visitas a Madrid fue en 1980, para unas jornadas sobre la reforma del Derecho penal económico con ocasión del Proyecto de Código de aquel año. En octubre de 2009 recibió junto a Cherif Bassiouni la Medalla Beccaria de la Société Internationale de Defénse Sociale en un solemne acto realizado en el Congreso de los Diputados presidido por José Bono, el fiscal general del Estado Cándido Conde Pumpido y el presidente del Tribunal Supremo Carlos Dívar. La última de sus visitas fue, precisamente, para impulsar la creación del crimen internacional de ecocidio con ocasión de la cumbre del clima celebrada en España en diciembre de 2019.

 

La fuerza imaginante del Derecho: un homenaje a Mireille Delams-Marty

Emanuela Fronza. Profesora de la universidad de Bolonia, Italia

Publicado en Almacén de Derecho el 20 de febrero de 2022

«No se vive de lamentaciones, se vive de proyectos», le gustaba repetir a Mireille Delmas-Marty.

El 12 de febrero de 2022, a última hora de la mañana, Mireille Delmas-Marty nos dejó. Desde Saint-Germain-Laval, en los Monts du Forez, rodeada de sus amigos y sus libros, había afrontado la situación con valentía. Ella había aceptado suavemente los límites de nuestra humanidad, sin dejar de alimentar los proyectos. Hasta el final vivió como una humanista.

En un cuerpo delgado vivía una mujer de extraordinaria fuerza. Su resistencia (la jornada podía transcurrir sin más interrupción que una taza de té y unas galletas) y su tenacidad eran admiradas por quienes veían a esta frágil figura poner su fuerza de trabajo al servicio del humanismo jurídico.

Profesora de derecho penal y titular de una cátedra en el Collège de France, Mireille Delmas-Marty era más que una jurista. Era una pensadora magistral, capaz de ver y hacer visible lo invisible, lo intangible, de contar el mundo con lucidez, lo que somos y nuestros posibles futuros.

A lo largo de su vida, dio forma a un pensamiento jurídico original, inspiró reformas, sugirió nuevos caminos y amplió nuestra comprensión del mundo. A lo largo de su carrera, presidió comisiones, contribuyó a instituciones como el Consejo Nacional de Ética o el Comité de Supervisión de la Oficina de Lucha contra el Fraude, dirigió innumerables proyectos de investigación colectiva y escribió más de veinte libros, traducidos en más de doce lenguas.

Era una figura intelectual cosmopolita con una delicadeza típicamente francesa. Su entusiasmo por el mundo, su pasión por los intercambios y su curiosidad intelectual la llevaron a liberarse de las fronteras físicas y de las disciplinas para pensar en el derecho que aún no existía. Solía decir que los juristas eran los exploradores de «un mundo que hay que soñar para que tenga alguna posibilidad de existir definitivamente».

Impulsada por la convicción de que el derecho sólo puede ponerse al servicio de la humanidad, puso en práctica esta visión muy pronto para reaccionar a los cambios del mundo y forjar nuevas herramientas -la Fiscalía Europea- y marcos de pensamiento -como la soberanía solidaria-. Utópica pero también realista, su espíritu pionero la llevó a explorar con pasión nociones emergentes como el delito de ecocidio. Su trayectoria ha estado marcada por su capacidad casi profética para descifrar las profundas dinámicas a las que nos enfrentamos hoy en día, como la constricción del planeta, que ya evocó en 1992 en la que es sin duda una de sus obras maestras, «Les grands systèmes de politique criminelle«, traducida además de al español, al chino y al persa.

Tras el derecho de familia, el derecho penal de los negocios y luego la política penal en los años 80, siguió observando las profundas transformaciones del derecho. Primero, con la redacción de otro de sus textos vanguardistas, «Le flou du droit«, y luego con la cátedra que le fue otorgada en el Collège de France, que eligió para dedicarse a los estudios comparativos y a la internacionalización del derecho.

Mireille tenía el deseo de cambiar el mundo y el valor de trazar un rumbo, para después seguirlo con decisión. La fuerza de su imaginación le permitió ganar varias batallas, conseguir reformas y dejar su huella en el panorama institucional.

Frente a los «desórdenes» de la globalización, inspirada por el poeta Edouard Glissant, propuso apoyarse en la idea de mondialité. Pero como las palabras ya no eran suficientes, recurrió a otras lenguas para traducir sus pensamientos y transmitir su mensaje al mayor número de personas. Junto con el artista-constructor Antonio Benincà, imaginaron y crearon la «Brújula de las Posibilidades», un objeto-manifiesto destinado a interpelar sobre nuestra pérdida de orientación en un mundo atravesado por vientos contrarios y a ayudarnos a encontrar el camino de la justicia y la paz social. Esta brújula está instalada en el centro cultural de Goutelas, muy cerca del lugar donde murió Mireille. Un lugar de utopías, un lugar de caminos, un lugar donde la ley y el arte se encuentran.

Mireille Delmas-Marty nos ha dejado. Ya echamos de menos la riqueza de nuestras conversaciones, nuestros debates, su cariño, su apoyo, su capacidad de escucha y su inmensa inteligencia. Pero su pensamiento sigue muy vivo, una inmensa herencia, vibrante en los que seguirán siendo lo que ella llamaba una «familia en los cuatro rincones del mundo».

Gracias Mireille por enseñarnos a caminar sin miedo, sin aceptar antinomias fáciles y abrazando la complejidad. Gracias por habernos enseñado el rigor en el análisis y el papel crucial del derecho en la fundación de la comunidad humana. Gracias sobre todo por enseñarnos que para ser jurista se necesitan sueños, alegría e imaginación.

 

Compártelo en redes:

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Categorías
Entradas Recientes

Política de Privacidad